Cuentos Clasicos -> separados por Autor -> Anónimo



 
   
   
 
     
libro

El ubicuo
de Anónimo


Al salir de la ciudad de Sravasti, el Buda tuvo que atravesar una dilatada llanura. Desde sus diversos cielos, los dioses le arrojaron sombrillas para resguardarlo del sol. A fin de no desairar a sus bienhechores, el Buda se multiplicó cortésmente y cada uno de los dioses vio un Buda que marchaba con su sombrilla.


 
libro_footer  
copyright mascuentos